GermanFrench English Spanish
 

Micología

Antes de salir al campo a buscar setas, es imprescindible un conocimiento previo de la zona, los caminos y, sobre todo, estar completamente seguro de que la seta que vamos a recolectar, es comestible. Ante la más mínima duda, consultar a un experto y sino, mejor no cogerla, ya que hay muchas especies tóxicas e, incluso, mortales, como la amanita phalloides.

            En Somosierra, con la bajada de temperaturas y la llegada de las primeras lluvias otoñales se abre la temporada de recogida de setas y hongos, donde dependiendo del año y la zona por donde nos movamos, podremos encontrar gran variedad.

            De las setas más valoradas tenemos, en pinares y robledales, el apreciado hongo boletus edulis, la tan valorada amanita cesárea, aunque más difícil de encontrar y el níscalo o robellón, una seta de paladar y olor inconfundibles.

            En las faldas de las montañas, y cerca de caminos y senderos, son el lugar perfecto para encontrar especies como el parasol o macrolepiota, la delicada coprinus comatus, los perrechicos y las senderuelas.

            Una de las setas más valoradas y buscadas por los seteros, es la seta de cardo, asociada a pastizales, prados y bordes de caminos donde crece el cardo silvestre o cardo corredor. A la seta de cardo le gustan las solanas y los suelos calizos. Es una seta que, si se dan las condiciones climáticas favorables, podremos encontrarlo en otoño y primavera, aunque en Somosierra no es muy abundante por su clima tan frío.

            Por último y, probablemente, el más abundante en esta zona, es el champiñón silvestre, el cual se ha fomentado mucho en los últimos años su cultivo. Es un excelente comestible cuando es joven y sus láminas aún están rosadas, no es recomendable consumirlo cuando sus láminas se oscurecen. El champiñón suele aparecer en otoño y primavera después de las lluvias, en lugares despejados, preferiblemente prados o pastizales abonados con estiércol o que sean frecuentados por ganado vacuno o equino.

CONSEJOS BÁSICOS PARA UNA RECOLECCIÓN SOSTENIBLE Y SEGURA

1
Usar cestas o canastas traspirables de mimbre o estructuras similares, para facilitar su aireación y la diseminación de las esporas. No usar de bolsas de plástico, ya que los distintos ejemplares se mezclan, deterioran, fermentan, fomentan el cultivo de larvas y bacterias y pierden atributos nada desdeñables, como el aroma o la textura.
2
Usar una navaja para cortarlas por la base, evitando arrancarlas. No usar herramientas inapropiadas, como rastrillos o azadas, ni escarbar en la tierra, ya que se puede destruir el micelio del hongo e impedir que vuelvan a salir setas.
3
Recolectar de forma ordenada solo lo que vayamos a consumir y aquellos ejemplares de los que estemos seguros de su identificación.
4
Respetar los ejemplares viejos, rotos o alterados, así como los jóvenes o inmaduros, pues facilitarán la diseminación de la especie. Además, los ejemplares muy jóvenes o en estado de huevo son más difíciles de identificar y puede provocar su confusión con otras especies tóxicas.
5
Conocer el terreno por el que se va a circular, para saber si se trata de un lugar privado o con alguna normativa que restrinja la recogida. Las setas son un producto del monte y pertenecen a su propietario.
6
Evitar el pisoteo y respetar el entorno natural en el que nos encontramos. En la medida de lo posible, no salirse de los caminos o de las sendas establecidas para evitar que el terreno se compacte y se deterioren las plantas.

Contacta con nosotros

Oficina de Turismo

De martes a sábado de 9:30 a 15:00h en el Ayuntamiento de Somosierra.

91 869 92 48

turismo@aytosomosierra.es

Enlaces de interés

Creatividad y desarrollo  logo Sindec